2 min read 

Los recientes problemas económicos en la región asiática llevaron a que la mayoría de los inversores empezaran a invertir su dinero en la economía de Japón, dado que el yen se considera un activo de refugio. Gracias a eso, a partir de febrero el yen japonés se fortaleció en más de un 10%, lo cual permite al Banco de Japón tomar medidas rápidas y menos difundidas para el desarrollo de la economía. Estas medidas empezaron a dar su fruto.

O sea, la tasa de desempleo mantiene su nivel bajo y la tasa de producción industrial está creciendo:

image08

Es más, algunos de los índices que tienen influencia sobre la inflación (aspecto mas problemático de la economía japonesa) generan una dinámica positiva.

image00

Si los resultados del PIB salen mejor de lo esperado, aumentará el valor del yen japonés.

image12

Gráfica USDJPY:

image01

En la gráfica USDJPY D1 ha tenido lugar el punto de inflexión. Después de una tendencia alcista salta a la vista el movimiento descendiente. Los escasos resultados del mercado laboral de los EE.UU. dejaron que el yen japonés cogiera fuerza. No obstante, el Escolástico indica que el precio oscila en la zona de sobrevendido mientras que el CCI da señal de que la bajada en el mercado se debilita lo que señala una posible corrección.