10 min read 

Los últimos avances que se han producido en la ciencia de la psicología, permiten ofrecer a los inversores una avanzada técnica, que les permite incorporar cambios que son fundamentales en su comportamiento. De hecho, muchos de los aspectos en los que se sustentan las nuevas técnicas psicológicas, se incorporaron de las tradiciones espirituales orientales, las cuales y durante miles de años, han conseguido estudiar la mente humana y su funcionamiento. En la actualidad, el concepto de conciencia despierta (o despertar consciente), ha cambiado en occidente el panorama existente en lo relativo a la ciencia de la psicología. Los investigadores proponen, según sus teorías, que dicho despertar consciente puede tener una amplia gama de aplicaciones. Concretamente, se puede utilizar para aumentar la capacidad de concentración, minimizando de esa forma el estrés, lo que ayuda a superar los problemas psicológicos de carácter grave, al tiempo que permite mejorar el rendimiento en diferentes actividades, tales como los deportes o incluso las inversiones.

El objetivo consiste en reducir el estrés y mejorar el rendimiento, lo cual es fundamental para los inversores, ya que, debido a su trabajo, cada día, deben luchar contra la influencia que implican las emociones. Dominar las habilidades que se obtienen del así denominado «despertar consciente», puede ser de gran utilidad para cualquier inversor, de hecho, existen tres formas de poder conseguirlo.

Concentración mejorada

Desarrollar una atención plena («despertar consciente»), es una de las formas más eficientes que existen para poder mejorar su enfoque y capacidad de concentración. Al igual que ocurre con los atletas profesionales, que ya saben que su concentración mejora cuando están alerta, y son conscientes de sus desafíos, los inversores que practican dicha técnica del «despertar consciente», empiezan a comprobar que su capacidad para «entender mejor el mercado» es algo evidente, y es precisamente esto, lo que permite mejorar su sagacidad a la hora de descubrir todos los indicios de información importantes que les depara el mismo mercado. El despertar consciente garantiza un mayor nivel de concentración y la capacidad suficiente para poder sumergirse en el mercado.

El concepto de conciencia en el presente

Para muchos inversores, resulta difícil poder concentrarse en el momento presente, y en vez de esto, se distraen, arrepintiéndose de algo que ha ocurrido en el pasado, otras veces, empiezan a pensar en las cosas que puedan suceder en el futuro. Por ejemplo, un inversor podría perderse la oportunidad de acceder a una operación con un alto potencial de rendimiento, porque en dicho momento, justo antes de abrir la posición, su mente se vea abrumada por las pérdidas que ha experimentado en el pasado, lamentándolas. En esos momentos, el inversor prefiere evitar el riesgo, y esto hace que se quede fuera del mercado, incluso en aquellos momentos en los que todas las posibilidades existentes indican que se puede hacer una buena operación. Un inversor que se concentra en el pasado o en el futuro, y no en el presente, pierde toda la información importante, gracias a la cual se puede conocer los cambios que se muestran en la dirección del mercado. Otro error, a la hora de invertir, consiste en aferrarse a una operación perdedora, sustentándose para ello en los prejuicios personales. Gozar de una atención absoluta le proporciona una ventaja crítica al inversor, ya que le ayudar a permanecer en el presente, lo cual mejora su capacidad para identificar las posibles distracciones.

Reducción del estrés y control de las emociones.

Como uno de los principales valores añadidos del «despertar consciente», cabe destacar, que permite ofrecer a los inversores la capacidad de no basarse en sus emociones a la hora de invertir. El mundo de las inversiones, se conoce popularmente como un mundo en el que impera el estrés. Cuando un inversor está estresado, sus esfuerzos para intentar escapar del estrés creciente, son tan intensos, que pierde su capacidad para poder concentrarse en las inversiones que tiene que llevar a cabo. En esos momentos, el estado de concentración del inversor se sustenta en su estado emocional, y no en el mercado. Lo que ocurre es que comete errores, de hecho, una sucesión de los mismos, un error tras otro, lo cual le conduce a pérdidas que son inevitables. La técnica del «despertar consciente» sirve de gran ayuda para evitar que el inversor pueda quedar atrapado por sus propios pensamientos y emociones, dándole la libertad de poder concentrarse en lo que realmente es fundamental a la hora de invertir. Esta separación de las emociones se conoce como «desintrincación».

En la actualidad, se cree que el «despertar consciente» representa un elemento psicológico fundamental a la hora de invertir, ya que permite a los inversores poder percibir, y estar alerta, de su estado anímico interno (lo cual incluye sus propios pensamientos y sentimientos), todo ello, desde una perspectiva desvinculada e imparcial. Si luchamos contra nuestros sentimientos y pensamientos, lo que ocurre es que todavía nos atrapamos mucho más en ellos. En vez de luchar, debemos aprender a mantenernos concentrados en lo que estamos haciendo. Por ejemplo, los atletas consiguen unos mejores resultados durante las competiciones, cuando se mantienen concentrados en la competición, en vez de prestar atención a su estado interno. Una persona que tiene el dominio y la habilidad de prestar atención plena («despertar consciente»), es capaz de percibir sus emociones y pensamientos como acontecimientos pasivos, en vez de verlos como algo que exige una respuesta inmediata. Por tanto, desarrollar el despertar consciente podría ser la mejor manera, y también la más sencilla, de poder mantenerse concentrado en sus inversiones, y el en mercado.

Sin duda, quienes desarrollan el despertar consciente, pueden mejorar drásticamente su rendimiento como inversores. Además de los grandes aportes que proporciona el despertar consciente, ya mencionados anteriormente, también se ha podido demostrar que es capaz de reducir el estrés, al mismo tiempo que fomenta la relajación y refuerza el sistema inmunológico, aliviando el dolor y mejorando el estado de ánimo. El despertar consciente ayuda a los inversores a mantenerse concentrados en sus objetivos, en síntesis, en las cosas que son más importantes, tanto en las inversiones, como en sus vidas.

Comience a invertir