Etiquetas:
14 min read 

La startup basada en la blockchain Tezos, que recaudó 232$ millones durante una ICO en julio de 2017, parece estar cayéndose a pedazos, ahora que los fundadores del código han declarado la guerra a al asesor de fondos, que recaudó fondos para apoyar el desarrollo de la startup.

Si observas la imagen inferior, verás que Tezos, la cual es parte de Dynamic Ledger Solutions, podrás ver que Tezos continúa entre las mayores ICOs de la historia:

Tezos Investigation

Tezos tiene un sistema de blockchain propio, lo cual es un logro que rara vez se ve hoy en día, dado que la mayoría de las startups desarrollan tecnologías blockchain basadas en Ethereum o Bitcoin. Su tecnología de apalancamiento distribuído (DLT) se asemeja a una plataforma de bancos y otras corporaciones, lo que ayuda a crear contratos inteligentes. Es interesante el hecho de que el sistema fuera construido de manera que no pudiera sufrir ‘hard forks’. Tezos ha estado en desarrollo desde 2014 y es una idea original del equipo de marido y mujer de Arthur y Kathleen Breitman, ex empleados de Morgan Stanley y Accenture, respectivamente.

Además de la pareja, Johann Gevers ha participado también en el manejo de la compañía. Es el presidente de la fundación Tezos, con base en Suiza, el cuerpo establecido para el lanzamiento de la ICO, así como de la promoción y del desarrollo de la red informática.

El Conflicto Entre los Fundadores

Según varias fuentes, Arthur Breitman envió una carta a la junta del fondo, exigiendo que Gevers fuera eliminado del puesto de presidente de la Fundación por el “auto ascenso, la realización de metas personales y de conflictos de intereses”. La pareja asegura que Gevers se ha concedido una bonificación a sí mismo.

En un informe en Medium, Arthur Breitman amplió sus acusaciones, diciendo que el desarrollo de Tezos se había ralentizado significativamente debido a la inactividad de Gevers como jefe del Fondo.

Pero a pesar de las alegaciones de Breitman de que Gevers debiera ser destituido de su su cargo como presidente, durante la investigación, este último declaró que no tenía intención de marcharse a ningún lado y acusó a Arthur de difamación.

Aparte de todo eso, Gevers aseguró que tal comportamiento por parte de los Breitman forma parte de un “golpe de estado ilegal” sobre el fondo y que están intentado controlar el fondo como si fuera su propiedad privada, saltándose la estructura legal e interfiriendo en la gestión y en las operaciones. Algo que según Gevers, causó retrasos en el desarrollo y en el lanzamiento de la red Tezos.

Quién tiene razón y quién es culpable de esta situación todavía no está claro, pero esto sin duda no ayuda a la reputación de la startup. Por lo tanto, los futuros de los tokens de Tezos acabaron cayendo un 75% después de que el escándalo se hiciera público. Lo que significa que el proyecto va a sufrir retrasos severos.

La Demanda de Andrew Baker Contra Tezos

Bajo estas circunstancias, un participante de la ICO acusa a ambos lados, los Breitmans y Gever, de cometer un fraude de valores.

Andrew Baker lidera la demanda. Ha participado en la ICO de Tezos gastando un Bitcoin. Actualmente, junto con otros inversores que se han unido a la demanda, está siendo representado por la compañía legal Taylor-Copeland.

La demanda está dirigida a los acusados ​​Arthur y Kathleen Breitman con su empresa Dynamic Ledger Solutions y a Johann Gevers con la Fundación Tezos. La compañía de relaciones públicas Strange Brew Strategies, la cual publicitó a Tezos, es también parte de los acusados. Esta última está acusado de hacer afirmaciones engañosas con fines de promoción.

Además, la demanda acusa a los Breitmans de engañar a los inversores sobre el tiempo de desarrollo del proyecto y de su lanzamiento.

Por lo tanto, una de las mayores ofertas iniciales de moneda (ICO) será la protagonista de un gran juicio.

En resumen, los cargos, que han sido presentados en una corte del distrito de California por el abogado James Taylor-Copeland, alegan que Tezos ha violado el Acto de Valores Estadounidense al ofertar valores “engañando” a los inversores sobre la naturaleza de la compañía.

Tim Draper, un capitalista de riesgo que apoyó a Tezos y ahora actúa como acusado, ha protegido su postura al escribir lo siguiente en sus comentarios para el Cointelegraph:

“No había ningún secreto sobre nuestra compra de Tezos. Invertimos en la propiedad de esta compañía, la cual al principio eran tan solo gente jóven y brillante con una idea. ¡Puede que la venta no haya ocurrido todavía! También hemos participado en la preventa. La mayoría de los financiadores de ICOs ganan tokens a lo largo del tiempo.

Todos los tokens que esperábamos recibir y que no compramos en la preventa (junto con los de todos los otros inversores que también participaron) se juntarán a lo largo del tiempo con los tokens de los fundadores. No tengo intención alguna de vender estos tokens porque soy un sincero partidario de la misión de Tezos: construir una Blockchain a prueba de participación y abrirla a los desarrolladores para que construyan e inventen en una plataforma nueva y más relevante.”

Otras compañías también están examinando la situación y preparándose para unirse a Andrew Baker iniciando sus propias demandas. Por ejemplo Silver Mill, una empresa con sede en Florida, entre otras. El informe dice:

James Taylor-Copeland afirmó que la clase propuesta incluye cerca de 30.000 personas que compraron Tezzies (tokens Tezos) y quieren rescindir sus compras así como otros perjuicios. También ha añadido que la demanda puede ser la primera acción civil presentada contra una ICO.

Más Inversores Planean Iniciar Demandas Contra Tezos

Taylor-Copeland no es el único bufete de abogados que representa a inversores que quieren ir en contra de Tezos. Actualmente, es el único que iniciado una demanda, pero al menos dos otras firmas legales planean hacer lo mismo. Por ejemplo, Block & Leviton, un bufete de abogados con sede en Boston que se centra en violaciónes de las leyes de valores, dijo que el escándalo entre los fundadores Tezos ha llevado a la caída de los precios de los futuros del token. Teniendo en cuenta que el lanzamiento token de Tezos ha sido retrasado, los traders pueden operar con Tezzies tan solo en los mercados de derivados. La firma legal ha declarado que está investigando la situación.

Restis, un bufete con base en California, también ha desvelado que ha empezado a examinar el proyecto Tezos.

“La Restis Law Firm, P.C., localizada en San Diego California, está investigando una demanda de clase de acción en nombre de los inversores estadounidenses de la ICO de Tezos. Estamos interesados en recibir las opiniones de los inversores para conocer su experiencia y el desarrollo de los hechos para el caso,” han afirmado los representantes de Restis.

¿Deben Esperar los Fundadores Penas o Prisión?

En realidad, existe una posibilidad de que la Comisión de Valores de los Estados Unidos puede requerir que los fundadores de Tezos devuelvan el dinero a los inversores – los 232$ millones al completo. Parece que ha habido algunos problemas en la forma en que se organizó la venta de los tokens – en términos financieros, de organización y de marketing.

Sin embargo, ¿terminarán los imputados en la cárcel? Hay una baja probabilidad de que esto suceda, pero ¿quién sabe? En el peor de los casos, los fundadores pueden ser multados con enormes sanciones.

Por otra parte, Tezos había prohibido previamente a los residentes en Estados Unidos la participación en la ICO, por lo que las demandas estadounidenses iniciadas por los bufetes de abogados en nombre de los inversores estadounidenses podrían no tener el efecto deseado. Algunos dicen que es poco probable que las regulaciones sobre valores de EE.UU. se puedan aplicar en el pleito contra Tezos.

Además, para evitar regulaciones de la SEC estadounidense, Tezos ha declarado que la ICO es una inversión en forma de “donación no reembolsable”.

En conclusión, hay pocas probabilidades de que los inversores estadounidenses tengan éxito en sus demandas contra Tezos y de que los fundadores, o al menos algunos de ellos acaben en prisión.