5 min read 

Tanto los traders experimentados como los novatos pueden sufrir malos resultados al operar. Aunque sea frustrante encontrarse de cara al fracaso, la buena noticia es que siempre hay la posibilidad de volver con más fuerza.

La clave del éxito al operar es descubrir lo que te está reteniendo y encontrar una solución para combatir el problema. Más abajo veremos 3 errores comunes que pueden impedirte alcanzar todo tu potencial al operar.

No tener una estrategia de trading

Operar no es fácil. Requiere disciplina, trabajo duro, y un conocimiento profundo del mercado. Usa todas las herramientas a tu disposición para estudiar las condiciones del mercado y absorber tanta información como puedas. Experimenta con diferentes indicadores, espacios de tiempo, y pares de divisas para estimar cual es mejor para tu estrategia de trading. Pon a prueba tu estrategia en el modo de demostración; entiende sus fuertes y sus debilidades antes de aplicarla.

¿Por qué es tan importante dedicar tanto tiempo a la estrategia? La verdad es que abrir una operación sin ningún plan pone a los traders en riesgo de caer en sus emociones. Eso nos lleva al siguiente problema: permitir que las emociones tomen el control de la operación.

Volverse demasiado emocional

El trading emocional se manifiesta de diferentes formas, pero todas ellas tienen como resultado decisiones irracionales. Por ejemplo, un trader que se enfrenta a una racha perdedora puede sentirse persuadido a continuar operando para compensar el dinero perdido. Este enfoque es peligroso porque puede llevar a pérdidas aún mayores.

Otra emoción a omitir es la codicia. No es ningún secreto que todo trader quiere ganar beneficios. Sin embargo, es importante mantener bajo control el deseo de obtener ganancias. Es fácil dejarse llevar por la emoción de ganar, pero dar paso a la avaricia puede llevar a operar de más, lo que a su vez puede hacer que tus beneficios disminuyan. Ahí es donde la estrategia de trading ayuda: una vez alcances tu meta, sabrás que es el momento de asegurar tus beneficios y cerrar la operación. También es un aspecto esencial de la gestión de riesgos, que será de lo que hablaremos a continuación.

La falta de gestión de riesgos

Operar no solo va de buscar la mejor oportunidad de inversión. También es cuestión de identificar y entender los riesgos. Más a menudo de lo que parece, los traders ignoran los riesgos asociados al trading (después de todo, ¿a quién le gusta pensar en perder dinero?), pero la realidad es que estos riesgos existen, y deben tenerse en cuenta para ayudar a gestionar tus pérdidas.

Gestionar tu capital supone establecer metas realistas. También significa que debes saber cuánto dinero puedes permitirte perder para alcanzar esas metas. Como regla general, no debes arriesgar demasiado en una única operación. Los traders de éxito saben que no hay que operar si el riesgo es demasiado alto.

Recuerda, operar implica desarrollar activamente tus habilidades y aprender de tus errores. Si te encuentras a ti mismo sin un plan, y eres víctima de tus emociones, o te alejas de las reglas de gestión de riesgos, es hora de tomar las riendas y de volver a operar con confianza.

Ir a la plataforma