8 min read 

Mientras el Bitcoin continúa alcanzando nuevos precios de récord, los inversores cada vez le prestan más atención. Al mismo tiempo, la proliferación de criptomonedas tampoco ha pasado desapercibida por los gobiernos de todo el mundo. La reacción inicial es variada. Algunos las han regulado rápidamente, con el gobierno Estadounidense clasificando al bitcoin como divisa virtual descentralizada convertible en 2013. Otros, como Nepal y Ecuador, las han declarado ilegales. En la mayoría de los países, sin embargo, las criptomonedas aún se encuentran en un vacío legal.

Muchos gobiernos se están dando cuenta por fin de que las criptomonedas no son una moda pasajera, sino que podrían alterar permanentemente la estructura financiera mundial. Por esa precisa razón, están desarrollando “criptomonedas nacionales” que podrán reemplazar gradualmente al dinero fiduciario.

Aquí tienes un breve resumen de los desarrollos en una selección de países:

Chinese crypto

Las ventajas  de usar criptomonedas en lugar de dinero fiduciario tanto para los individuos como para los gobiernos son variadas:

Cobertura de la Inflación – Con una estructura de emisión limitada integrada en la blockchain, las criptomonedas tienden a ser deflactarias por naturaleza. No es coincidencia que en los países que sufren de hiperinflación, notablemente Venezuela y Zimbabue, se hayan vuelto medios de pago cada vez más frecuentes.

Nicolas MaduroEl número de usuarios venezolanos se ha disparado desde 450 en Agosto de 2014 hasta 100.000 en la actualidad. Algunos de los comercios del país están ahora aceptando exclusivamente Bitcoin como forma de pago. La barata electricidad de Venezuela debido al colapso del valor de la moneda, ha llevado también a un “boom” de las operaciones de minería de Bitcoin. En Zimbabue, la fuerte demanda ha traído consigo una prima en los precios locales de Bitcoin de hasta un 70% por encima de la media global.

Reducir el Coste de Transacción – Las transferencias de dinero con divisas digitales son prácticamente instantáneas, libres de comisión y sin errores gracias a la blockchain.

Mejorar la Recaudación de Impuestos – Los gobiernos serían capaces de supervisar todos los pagos generados en el sector privado y gravarlos en consecuencia. Esto impulsaría los beneficios del gobierno, reduciría los costes de regulación y disminuiría la cantidad de evasión de impuestos y de economía sumergida. El Bitcoin ha sido sometido a mucha presión en varios países debido a su asociación con el blanqueo de dinero y la evasión de impuestos. Crear una criptomoneda bajo el control del gobierno, por lo tanto, permitiría a los países beneficiarse de las ventajas del bitcoin al mismo tiempo que eliminaría su potencial económico y los riesgos sociales.

Eliminar el Fraude y la Falsificación – Es imposible falsificar una criptomoneda que se basa en la blockchain. Esto hace el fraude financiero casi imposible, reduciendo costes de los gobiernos.

En general, parece que la carrera global por digitalizar las divisas está en su fase inicial.

Los países se están dando cuenta que quien cree una criptomoneda nacional viable recogerá los beneficios de los crecientes intereses de los inversores, nuevas inversiones y la ventaja de las nuevas tecnologías. Más y más de estas iniciativas pueden esperarse en el futuro, mientras la popularidad del Bitcoin y de las criptomonedas continúa creciendo.

Opera aquí