3 min read 

Una serie de operaciones perdedoras que causan una reducción significativa en el balance de tu cuenta se conoce en el trading como detracción. La mayoría de la gente, sin embargo, lo llama “racha perdedora” o simplemente “mala suerte”, atribuyéndolo a puramente al azar. Mientras tanto, tu éxito al operar está muy lejos de depender del “azar”.

¿Podemos hacer algo para disminuir activamente una racha perdedora? ¡Por supuesto! Aquí tienes algunos consejos prácticas que puede ayudar a proteger tu cuenta.

Consejo 1: Diversifica tus activos

Los traders más listos, normalmente tienen una lista de 4-5 activos para operar que difieren en tipo, volatilidad y disponibilidad. De esta forma, si alguna situación anormal afecta al activo con el que están operando, tiene muchas opciones seguras en las que apoyarse.

Recuerda: no tengas miedo de cambiar de activo si crees que las operaciones se te están yendo de las manos o son impredecibles. Incluso si tu activo del Plan B muestra menos volatilidad, probablemente aún te ahorrarás problemas.

Consejo 2: Saber cuando echarte atrás

Ya lo hemos dicho antes, y lo decimos de nuevo: establece un límite en el número de operaciones que realizas en un día. Si crees que estás entrando en la zona de peligro con 3 o 5 operaciones no rentables seguidas, es una buena idea recordarte a ti mismo el límite que te has establecido y echarte atrás. De esta forma no tomarás decisiones precipitadas y serás capaz de volver a operar más adelante con tu capital intacto.

Consejo 3: Retira las ganancias

¿La mejor forma para no perder todo tu balance de cuenta de golpe? Retirar al menos una parte de tus fondos. Mientras las operaciones te están dando resultados, ponte una regla de retirar el 30-50% del beneficio. Lo agradecerás más tarde.

Todo esto tiene un motivo principal: no pensar en el trading como una apuesta, dónde todo depende de la suerte. Se consciente de tus decisiones, porque en el mundo de las finanzas eres tú quien hace su propia suerte.

Opera ahora