5 min read 

No hay nada más frustrante que perder una operación; especialmente si has hecho los deberes y el análisis. Si eres como la mayoría de los traders, te sientas y te preguntas por qué ha ocurrido otra vez, cuando el análisis, los datos y el mercado, estaban todos de acuerdo contigo. Bien podría ser por una razón muy sencilla: no has cerrado la operación cuando debías.

No cerrar tus posiciones ganadoras cuando dan beneficios es un error importante por parte del trader. Al vender es cuando recuperas la inversión, parte de la inversión, o en el mejor de los casos, la inversión y los beneficios. en todos los casos, el resultado es el mismo, estás sacando dinero del mercado. Si dejas que tus operaciones permanezcan abiertas, esperando que produzcan aún más dinero, es muy probable que pierdas lo que conseguiste.

Operar vs Apostar

Tener la esperanza de que una operación genere un poco más está peligrosamente cerca de apostar (tanto desde el punto de vista técnico como del psicológico). Ya has realizado la operación, la operación ha hecho lo que se suponía que tenía que hacer… si te sientas y esperas a obtener más, estás arriesgando la operación original MÁS el beneficio, por pequeño que sea.

A veces es difícil cerrar la operación cuando el pago es menor de lo esperado — pongamos, que es el 10% cuando esperabas un 20%. Pero esta es la verdadera cuestión: ¿es mejor arriesgar un 10% o guardar lo que has conseguido? Si te está costando responder a esta pregunta, pregúntate a ti mismo: ¿qué te haría sentir mejor? ¿Te sentirías mejor guardando beneficios en el banco?, o ¿arriesgando todo en una apuesta? Y si la apuesta no sale bien, entonces, ¿cómo te sentirías? ¿Te sentirías bien sabiendo que has perdido tu inversión y el beneficio que ya habías logrado, porque voluntariamente arriesgaste las ganancias que ya tenías?

La importancia de las salidas

¿Recuerdas el viejo dicho? Más vale pájaro en mano que ciento volando. En lo referente al trading el significado es simple: las ganancias en mano valen más que las que crees poder conseguir. Coger una pequeña ganancia significa que puedes hacer dos o tres operaciones más, afrontando los riesgos que podrían arruinarte y sacarte del mercado. Las pequeñas ganancias son las mejores, porque es preferible obtener resultados consistentes que vayan sumando poco a poco a sufrir una racha perdedora.

Si quieres dejar de cometer este error, deberías tener un plan de salida para tus operaciones. Esto puede significar que debes sacar beneficios a un porcentaje dado de la operación original, o puede significar que debas cerrar la operación cuando el precio de acción alcance los objetivos de resistencia o soporte. En cualquier caso, significa que debes establecer una regla de venta en tu plan de trading y gestionar tus riesgos siguiéndola, o sino pagarás el precio.

Empieza a Operar