Etiquetas: , ,
9 min read 

El Sistema de Archivos InterPlanetario (IPFS) es un proyecto de código abierto basado en blockchain diseñado para permitir el almacenamiento y transmisión peer-to-peer de información a través de internet. Su propósito es proporcionar a los usuarios la habilidad de publicar en línea sin necesidad de depender de un servidor de una tercera parte que albergue su contenido. El IPFS es un proyecto de Protocol Labs, que fue fundada en 2014 por el CEO Juan Benet, un graduado de la Universidad de Stanford que ha estado involucrado en la ingeniería del software y la investigación de las ciencias de la computación desde 2006.

IPFSLa visión de IPFS es grande: pretende modificar la arquitectura del internet actual, que está monopolizado por plataformas como Google, Youtube y Facebook. La web de hoy depende del Protocolo de Transferencia de Hypertexto (HTTP). Su problema clave es que direcciona tu navegador a los servidores que alojan el contenido solicitado, incluso si los servidores están muy lejos y el proceso consume mucho ancho de banda.

La mejora principal del IPFS respecto del HTTP es que proporciona una manera de recuperar contenido de una red distribuida de proveedores de almacenamiento, usando una función hash del archivo para apuntar hacia donde está almacenado el contenido en internet. Tal y como explica el Laboratorio de Medios del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en su informe por la Defensa de la Libertad en Internet a través de la Descentralización, el IPFS es en esencia “un sistema de archivos distribuidos con un simple protocolo que permite encontrar fácilmente, almacenar en caché y proporcionar archivos”. En un entrevista con Tech Crunch, Juan Benet explicaba las ventajas de este protocolo:

Usamos el direccionamiento de contenidos para que el contenido pueda ser desacoplado de sus servidores originales, y en su lugar, pueda ser almacenado permanentemente. Esto quiere decir que el contenido puede ser almacenado y servido muy cerca del usuario, puede que incluso por un ordenador de la misma habitación. El direccionamiento del contenido también nos permite verificar los datos, porque otros hospedajes pueden no ser fiables. Y una vez el dispositivo del usuario dispone del contenido, puede almacenarse en caché indefinidamente.

Este año ha visto un desarrollo clave del IPFS. En agosto de 2017, la red de almacenado de datos de blockchain lanzó una oferta inicial de moneda (ICO) con el token nativo llamado Filecoin. En la preventa que involucraba a inversores tales como Sequoia Capital, Andreessen Horowitz y Union Square Ventures, el proyecto alcanzó cerca de 52$ millones en tokens vendidos. La venta formal sumó otros 200$ millones, un nivel que rompe récords en cuanto al interés de los inversores, a pesar del hecho de que las ventas se han visto afectadas por algunos problemas técnicos.

Como ocurre con las ICO de otros proyectos, el token de Filecoin está diseñado para facilitar y coincidir con un mercado de compradores y vendedores, construyendo así un ecosistema de usuarios basado en la blockchain. Como se detalla en sus documentos informativos, por una parte del mercado, los mineros ganan Filecoin al proporcionar almacenamiento a los clientes. Por otra parte, los clientes (tales como los individuos, compañías, organizaciones y desarrolladores) gastan los Filecoin para contratar a mineros que almacenen y distribuyan los datos.

Al igual que pasa con la minería de Bitcoin, los mineros de Filecoin compiten entre los unos con los otros para minar bloques a cambio de premios. Pero a diferencia del poder de minado del Bitcoin, en forma de electricidad utilizada para mantener el consenso del blockchain, el poder de minado de Filecoin es proporcional al almacenamiento proporcionado. Esto proporciona a los mineros un incentivo para que ofrezcan tanto almacenamiento como les sea posible, y se lo alquilen a los clientes de una forma útil.

Hay dos caras en el mercado de Filecoin: el mercado de almacenamiento y el mercado de recuperación. En el mercado de almacenamiento, un cliente envía una solicitud (una oferta en Filecoin) para obtener almacenamiento de la red y es emparejado con una serie de mineros compatibles, que deben dar prueba de que los datos están disponibles para su recuperación (respondiendo a un reto) con el fin de acceder a fondos de garantía de los clientes. Los datos del cliente se rompen en pedazos y son almacenados en múltiples localizaciones alrededor de la red. En el mercado de recuperación, un cliente realiza una solicitud de datos a los mineros que almacenan partes de sus datos. El minero que proporcione los datos más rápido obtiene una fracción de los fondos apalabrados correspondiente a esa porción de datos.

Las implicaciones de los protocolos de publicación de datos descentralizados como el IFPS son significativos. Tal y como apuntaba el Laboratorio de Medios del MIT, tienen el potencial de permitir un paisaje más vibrante de opciones de publicación al dar soporte a protocolos compartidos y formatos para el manejo de datos a través de publicaciones. Esto es muy diferente de la arquitectura actual de internet en la cual los datos se almacenan en silos por grandes plataformas como Google y Facebook. El IPFS puede servir como bloque de construcción crítico para la creación de aplicaciones de publicación más interoperables, dando lugar a una internet más descentralizada y libre.

Opera aquí