8 min read 

Perder una operación siempre es algo posible, incluso después de haber realizado una buena investigación, encontrado un momento de entrada óptimo y ejecutado una estrategia con precisión, y eso puede ser algo increíblemente desalentador. Es incluso más molesto si se suponía que la operación iba a cerrarse según tu predicción, pero algo salió mal. ¿Qué razón hay para que esto ocurra y qué puede hacerse? La respuesta es sencilla: lo más probable es que la operación no se cierre a tiempo. Operar sin un plan de salida puede ser peligroso. Por eso, ¿cuándo hay que cerrar una operación y cuales son las razones por las que los traders suelen perderse el momento adecuado de cerrar las operaciones?

Por qué el cierre de la operación es importante

Pongamos que todas las circunstancias se alinean y has abierto una operación, con una buena perspectiva — el precio se desplaza en la dirección prevista y esperas a que alcance el nivel de beneficio objetivo pronto. Pero cuando alcanza su objetivo, pongamos del 20%, dudas sobre si cerrar la operación, esperando incluso mejores resultados. ¿Qué tiene de malo?

Ignorar los límites establecidos para la operación es peligroso, puesto que en cualquier momento puedes perder tanto las ganancias como la inversión que has puesto en la operación. ¿Qué es mejor, recibir menos beneficios o perderlo todo esperando ganar más? La codicia es uno de los obstáculos que más a menudo conducen a los traders a mantener abiertas sus operaciones durante más tiempo del planeado.

Otro ejemplo es cuando los traders mantienen abierta una operación perdedora, en lugar de aceptar las pérdidas y seguir adelante. A menudo los traders establecen un stop loss, pero luego lo eliminan, esperando que el precio pueda revertirse. Mientras esperan, la operación sufra cada vez más pérdidas hasta que el trader ve como su saldo desaparece. El miedo a perder una parte de la inversión podría ser otra de las razones por las que al final, los traders acaban por perderlo todo.

Por eso precisamente es crucial seguir tu plan — te protegerá de ti mismo, y en esencia, te ayudará a gestionar los riesgos de forma más efectiva. Vamos a ver las posibles formas de cerrar una operación en el momento adecuado.

Stop-Loss y Take-Profit

Estos dos niveles son herramientas eficaces de gestión de riesgos. El Stop-Loss se fija para mantener abierta la operación, a no ser que alcance una cantidad de pérdidas que el trader considere aceptable. De esta forma, permite al trader gestionar pérdidas e intentar controlar su flujo de fondos. De forma similar, el Take-Profit permite al trader establecer un límite de beneficios que les gustaría asegurar. A no ser que se active, la operación permanecerá abierta.

Hacer uso de estas dos herramientas podría ayudar a los traders a comprender cuándo cerrar una operación. El ratio al cual estos niveles deben fijarse depende del trader, y de su estrategia personal, sin embargo, cada trader tiene que aprender las bases del uso del Stop-Loss/Take-Profit. Revisa nuestro extenso artículo sobre estas herramientas para aprender a usarlas.

Trailing Stop-Loss

Se trata de un Stop-Loss modificado, el Trailing Stop-Loss (con arrastre) permite a los traders gestionar sus posibles pérdidas, mientras que optimizan también sus resultados positivos. Funciona de esta forma: el trader establece un nivel de Stop-Loss y activa la función de “Trailing Stop”. El nivel de Stop-Loss se desplazará automáticamente en caso de que el precio del activo se mueva en la dirección escogida. Si el precio se desplaza en contra de tu predicción, el Stop-Loss no cambiará.

Esto da a los traders la posibilidad de construir un resultado positivo mientras la tendencia se desplaza a su favor. La posible reversión de la tendencia puede ser encontrada gracias a los indicadores, como por ejemplo, el Cruce de la Media Móvil.

Salidas Programadas

Aunque no se trate realmente de definir un nivel de salida, planear el cierre de una operación cuando pase cierta cantidad de tiempo es otra estrategia que los traders suelen usar. Por ejemplo, puede aplicarse a condiciones de mercado planas, o en caso de que la operación sufra pérdidas. Aunque sea una técnica más simple, los traders deben estar preparados para cerrar la operación en el momento exacto que hayan establecido, sin dudar. Es fácil olvidarse de una operación abierta y no cerrarla en el momento adecuado, por eso esta estrategia es más apropiada para los traders con más experiencia.

Sin importar el enfoque que uses para cerrar tus operaciones, asegúrate de que siempre te mantienes fiel al mismo y que nunca caes en la mentalidad de “un poco más”. No cerrar las operaciones a tiempo es una de las razones por las que los traders pierden sus fondos. Sigue tu estrategia de gestión de riesgos y evita pérdidas innecesarias sabiendo cuándo cerrar cada operación.

Opera ahora