5 min read 

En el trading, como en casi cualquier empresa que implique crecimiento personal y estudio, es mejor marcarse metas para evaluar el progreso. La cuestión es que las metas nos ayudan a que todo salga mejor en muchos ámbitos — y el trading no es una excepción. Sin embargo, para empezar a moverte en la dirección adecuada, tienes que establecerte metas de forma correcta. Aprende a hacerlo leyendo este artículo.

Buenas metas vs malas metas

¿Qué tipo de metas son las mejores para alguien que busca mejorar sus habilidades de trading? ¿Cuánto dinero deberías estar ganando al día o a la semana? ¿Cuántas operaciones tienes que realizar durante un mismo periodo? Resulta que esas no son medidas que evalúen tu progreso. Céntrate en el proceso, no en el resultado.

Tus metas deben ser formuladas de la siguiente forma: “Abre una operación solo cuando las condiciones del mercado cumplan con el criterio establecido por tu estrategia de trading”. Así desarrollarás disciplina, necesaria para todo trader, y al mismo tiempo darás un pasa para convertirte en un trader más profesional.

Si actualmente no estás usando ninguna estrategia, tu meta número uno deberá ser desarrollar una. De lo contrario caerás víctima del trading irracional y tus decisiones se verán dictaminadas por las emociones en lugar de la razón. A este respecto, leer documentación profesional (libros, artículos o este blog) puede ayudarte mucho. Por cierto, leer un número concreto de material educativo es una buena meta para cualquier trader principiante.

Límites de control

En el trading, existen un cierto número de cosas que puedes controlar: la cantidad de dinero que inviertes en una operación en particular, los puntos de entrada y salida, el activo que escoges para trabajar. También hay cosas que escapan a tu control, y eso es cosa del propio mercado. No te establezcas metas desde la perspectiva del mercado, marcate metas basándote en factores que tu, como trader, puedas controlar.

Ejemplos de malas metas:

  • Ganar 100$ al día / 1000$ a la semana,
  • Ganar al menos un 50% de beneficio en cada operación.

Ejemplos de buenas metas:

  • Usar no más del 2% de mi capital en cada operación,
  • Leer al menos un libro de trading por trimestre.

Una cosa más a tener en cuenta es que la mayoría de los traders se establecen metas defensivas que priorizan el capital existente, en contraposición a metas ofensivas que se centran en adquirir más dinero. En otras palabras, para mejorar tus habilidades de trading deberías olvidarte del dinero y centrarte en cosas que te ayuden a mejorar.

Conclusión

El trading depende tanto de la psicología humana como de las habilidades y conocimientos. Ser capaz de decirte hacia dónde te diriges es una parte valiosa de tu práctica de trading. Las metas son una parte importante de tu estrategia general de trading. ¿Ya te has establecido metas para la próxima semana o mes?

Empieza a operar