6 min read 

Todos conocemos esa sensación de miedo y ansiedad que te embarga cuando finalmente estás preparado para abrir una operación y pasar con el cursor por encima del botón de compra o venta. A veces puede ser tan mala que tardas minutos, o incluso horas en abrir la posición por miedo, hasta sabiendo que has realizado todas las investigaciones adecuadas y que la posición puede ser merecedora de tu inversión.

Incluso si no sientes ansiedad a la hora de abrir una operación, puede que te llegue después cuando sea momento de cerrarla, o aún más tarde, cuando la operación ya esté cerrada. Si en algunas ocasiones te encuentras luchando con el miedo y la ansiedad al operar, este artículo es para ti. Lee atentamente para entender cómo enfrentarte a las emociones negativas y empezar a operar de forma calmada y profesional.

¿Qué causa ese miedo?

Lo primero que tienes que entender es la naturaleza del propio miedo. Como cualquier otro problema al que te enfrentas en la vida, es mucho más fácil encontrar la solución cuando la causa es obvia. Una vez que entiendas cómo funciona, entenderás automáticamente cómo deshacerte de la ansiedad relacionada con el trading (o al menos, minimizarla).

En primer lugar deberás entender que no hay nada de malo con tener miedo. El miedo, al igual que la ansiedad, es una respuesta natural del misterio a lo desconocido. Cuando no tenemos claro lo que puede pasar, sucumbimos a las emociones negativas, y el miedo es una de ellas. Hay que tener en cuenta que el miedo es igual de natural que cualquier otra emoción que sentimos. El propósito del miedo es mantenernos alejados del peligro. Por eso no es ninguna sorpresa que el trading no sea una excepción. Para tu conciencia, la pérdida de dinero es un peligro que quieres evitar. Por tanto, las emociones negativas están asociadas a ello.

¿Cómo tratar la ansiedad?

No es aconsejable esconderse de tus emociones. Intentar suprimirlas no es una opción, dado que probablemente llevará a niveles de estrés e inseguridad aún mayores. Entonces, ¿cómo se supone que debes enfrentarte al miedo y a la ansiedad? Hay dos cosas que suelen contribuir a operar de manera calmada y segura: 1) una extensa experiencia, 2) tu competencia.

Vamos a empezar por la experiencia. ¿Alguna vez has notado lo sencillo que se vuelve todo cuando te acostumbras? Intenta hacer algo nuevo y seguramente fallarás o te saldrá mal durante las primeras veces. Lo mismo es aplicable al trading. Cuanto más operes (si lo haces regularmente y con cabeza), más preparado estarás. Tras un mes o dos de trading intenso te sentirás automáticamente más seguro de ti mismo. En este caso en particular, no tienes que hacer nada especial para sentirte más tranquilo y seguro, te llegará de forma natural.

Ahora vamos con la segunda opción, que es la competencia. Es verdad que con la experiencia llega la determinación y la tranquilidad, pero eso no es todo. Cuanto más operas, mejor entenderás el mercado. Todo el mundo estará de acuerdo en que es más fácil tener confianza cuando sabes exactamente lo que estás haciendo. Cuando sabes exactamente el cuándo, el cómo y el por qué abrir una operación, hay mucha menos ansiedad involucrada en el proceso del trading. El análisis técnico y fundamental pueden ayudarte a desarrollar las habilidades y técnicas necesarias.

Conclusión

Recuerda que es NORMAL sentirse ansioso cuando tu dinero está en juego. Es parte del proceso. Sin embargo, cuando hagas los deberes (usas una estrategia de trading bien desarrollada, usas indicadores, no operas con emociones y sigues las reglas de gestión de riesgos) verás que la ansiedad disminuye. No luches contra la ansiedad, en cambio, desarrolla tu confianza.

Ir a la plataforma