6 min read 

¿Alguna vez te parece que cuando operas en la cuenta de Práctica, todo te sale bien? El resultado de las operaciones es satisfactorio y tu saldo crece constantemente. Parece mucho más fácil tener resultados positivos y las pérdidas son insignificantes. ¿Por qué ocurre esto al operar en la cuenta de práctica sin invertir fondos reales? Aquí tienes 3 grandes diferencias de la cuenta de Práctica y el saldo Real.

El saldo de práctica es gratis

Probablemente la explicación más obvia, pero es verdad. Cuando las operaciones que efectúa un trader se realizan con fondos gratis, es extremadamente fácil pasar por alto las pérdidas y únicamente prestar atención a la cantidad de las ganancias.el hecho de que la cuenta de Práctica puede ser repuesta tantas veces como sea necesario significa que los errores que comete el trader no importan, puesto que operan con cantidades ilimitadas de dinero virtual.

Resulta seriamente complicado ser igual de cuidadoso con los fondos de Práctica que con el dinero real. La única diferencia entre las cuentas es que el dinero en la cuenta de Práctica es falso: significa que no se puede retirar. Puesto que los gráficos son idénticos (todas las cotizaciones son las mismas), las probabilidades de perder o ganar son las mismas en ambos tipos de cuenta; sin embargo las pérdidas en la cuenta real incluyen el capital que has invertido y tu dinero real.

El saldo de práctica se usa en grandes cantidades

Cuando operas en el saldo de práctica, las inversiones que realizas suelen ser de cientos o de miles de dólares. Cuando las cantidades de inversión son así de grandes, en caso de cerrar la operación con ganancias, los beneficios serán también bastante considerables. Operar con grandes cantidades trae satisfacción y un sentimiento de realización, incluso cuando los fondos no son reales. Así es cómo funciona nuestro cerebro: somos capaces de recibir el mismo placer de una simulación que de la realidad.

Una posible solución puede ser intentar invertir pequeñas cantidades y escribir los resultados de las operaciones cuando estés practicando. Esto te dará una perspectiva de cuantos fondos gastas y cuales son los beneficios reales.

Operar con fondos reales despierta fuertes emociones

Es fácil darse cuenta de que al operar en el saldo de Práctica, no sientes ningún miedo. No hay nada que temer en cuanto a la pérdida de dinero, ya que se puede recuperar al momento. Sin embargo, en lo que respecta a tus duramente ganados fondos, cada operación está asociada a la incertidumbre, el miedo a la pérdida y la codicia, y al deseo de ganar más. El saldo real no te da segundas oportunidades. Si la operación no sale bien, se pierden los fondos. Esto causa un comportamiento irracional que afecta la forma en que piensan los traders y, como consecuencia, a los resultados de las operaciones.

Prevenir emociones fuertes es bastante difícil pero no imposible. Una buena forma de gestionarlas y operar con un comportamiento racional es escribir en algún sitio cada paso. Esto puede incluir los detalles de la operación (cantidad de inversión, precios de cierre y apertura, el tiempo, el activo, etc.), la estrategia de gestión de riesgos aplicada, y todo lo que consideres válido y que tengas en cuenta a la hora de abrir una operación. Esto puede liberarte de algo de la presión y ayudarte a concentrarte mejor.

Conclusión

La mayor diferencia entre operar en la cuenta de Práctica y la Real es el enfoque del trader, del que no suele ser consciente. Una forma de gestionar los resultados tanto en la cuenta Real como la de Práctica es operar racionalmente y analizar los resultados. ¿Notas alguna diferencia en tu forma de operar en las distintas cuentas? ¿Cómo abordas tus emociones? Háznoslo saber en los comentarios.

Opera ahora